Máster en derechos humanos, migraciones y diversidad. (ONLINE)

Presentación

El estudio de los derechos humanos y el análisis de su efectivo reconocimiento y aplicación es una constante desde la aprobación de la Declaración Universal de Derechos Humanos. La internacionalización de la protección de los derechos humanos se produce como efecto de las masivas violaciones de derechos y libertades fundamentales llevadas a cabo por el nazismo. En este contexto, las potencias aliadas se reunieron en la Conferencia de San Francisco en 1945 y elaboraron la Carta de las Naciones Unidas (firmada el 26 de junio de 1945) por la que se establece la Organización de las Naciones Unidas (ONU) para asegurar la paz internacional. Con esa finalidad, el 10 de diciembre de 1948 se proclamó la Declaración Universal de Derechos Humanos. Documento inédito esencial que, sin embargo, tuvo diversos obstáculos en su efectividad. Para empezar, no era de cumplimiento obligatorio por los Estados y además no contaba con un sistema de protección internacional que garantizase su cumplimiento. Y ello por la fuerte resistencia de los Estados a aceptar una forma de control supranacional de asuntos internos. Es más, el progresivo empeoramiento de las relaciones entre los antiguos aliados y la división del mundo en bloques, junto a las profundas desigualdades sociales, económicas y culturales, hacían realmente difícil su aplicación.

Buscando precisamente paliar las carencias y dificultades en su aplicación, la ONU promulgó dos Pactos Internacionales el 19 de diciembre de 1966: el Pacto Internacional de Derechos Económicos, Sociales y Culturales y el Pacto Internacional de Derechos Civiles y Políticos. Porque si bien hubo un claro consenso en la redacción de la Declaración Universal, éste no lo fue tanto cuando se trataba de ampliar el cuerpo normativo. De este modo, mientras los países del bloque socialista defendieron especialmente el desarrollo normativo de los derechos económicos, sociales y culturales; los que constituían el bloque capitalista abogaban por una serie de derechos vinculados con las libertades políticas y civiles.

En definitiva, el Derecho internacional de los derechos humanos, tanto a nivel planetario (ONU) como regional (Convenio Europeo para la Protección de los Derechos Humanos y las libertadas Fundamentales, 1950; Convención Americana sobre Derechos humanos o Pacto de San José, 1969;Carta Africana de Derechos Humanos y de los Pueblos, 1981, etc.), supone —al menos en el plano normativo— el asentamiento de un nuevo orden internacional con grandes repercusiones en la defensa de los derechos y libertades de las personas. Y ello porque los derechos de las personas, además de estar protegidos por sus propios Estados, pasaban a ser también cuestiones de interés internacional. Esto es, progresivamente se consolida la idea de que los Estados tienen obligaciones hacia la comunidad internacional en su conjunto.

En cualquier caso, y a un nivel actual de discusión, hay que partir de que los derechos humanos no constituyen un catálogo estático, sino que se desarrollan a medida que lo hacen las propias sociedades. En otras palabras, aunque tradicionalmente se considera que la Revolución Francesa y su Declaración de los Derechos del Hombre, fue el punto de inflexión hasta la democratización de los derechos, esto no es del todo cierto porque no excluye la “tiranía de la mayoría”. Es por ello que, para muchos, la “hora cero” realmente está en la campaña contra la esclavitud. En la toma de conciencia de los derechos humanos de los demás. Por lo que el destino final no debe ser sino la universalización, de modo que no sólo se incluyan los derechos del ciudadano “típico”, sino también a esos “otros” que, por no responder a ese perfil, siguen estigmatizados. Grupos con los cuales la mayoría de los ciudadanos no se identifica, conformándose por ello una serie de “fronteras”: de estigma (personas LGTBI); cognitivas (personas que “no son como nosotros”, por tener una enfermedad mental, intelectual o adultos mayores con demencia); y de estatus legal (presos y migrantes). Colectivos aún olvidados o estigmatizados, cuyos derechos deben ser reclamados.

Luego, la tradicional dicotomía entre derechos civiles y políticos, por un lado, y derechos económicos, sociales y culturales, por otro, ya no tiene más razón de ser. Ambos grupos de derechos se entienden ahora interconectados y son indivisibles. Y ello porque, aunque las garantías de no discriminación son generalmente consideradas parte de los derechos civiles, en realidad los problemas se manifiestan más frecuentemente en el acceso a los derechos económicos, sociales y culturales. Desde la década de los 80, se reconoce a la persona humana como titular y centro de los derechos humanos; esto es, los valores no están por encima de las personas, sino para asegurar y mejorar la vida de éstas. Y ello requiere la solidaridad e intervención de los gobiernos para garantizar el disfrute de los derechos humanos. Y mucho más en el marco de la actual sociedad globalizada, donde el mundo se ha dividido entre ganadores y perdedores, hasta el punto de que la supervivencia de los últimos depende de la solidaridad indiscutible de los primeros. 

Porque, pese a esta narrativa de sensibilidad creciente en materia de derechos humanos, las mejoras son casi siempre frágiles y con un alto riesgo de retroceso. Realidades como el terrorismo (y su asociación con la migración), la degradación medioambiental, el incremento de las desigualdades, o la homogeneización cultural con la consecuente pérdida de las diferencias culturales, traen consigo la exacerbación de nacionalismos y conflictividades étnico-religiosas, flujos financieros y migratorios incontrolados, que son la parte negativa de este proceso y muy difíciles de controlar incluso por los Estados más poderosos. Concretamente, si hay un hecho caracterizador de nuestra actual realidad, éste es sin duda el movimiento migratorio de millones de personas desde la tradicional pobreza del sur, con su “hambre disponible” hacia el norte “que ordena desde su ritual de acero” (BENEDETTI). 

La ocupación por la Economía del espacio propio de la Política ha llevado a la marginación y exclusión de países enteros, por lo que la emigración se presenta como la única salida para muchos seres humanos. Mientras tanto, nosotros, encerrados bajo llave en nuestra Europa ‘modelo de civilización’, proponemos cuotas minúsculas que vendemos como solidaridad en mayúsculas. La reacción europea a la crisis de los refugiados sirios fue y sigue siendo desbordada. Una herida mortal al propio Estado de Derecho, uno de los mejores legados europeos. El mensaje antimigratorio y xenófobo, que subyace a la política mundial de cierre de fronteras, se está expandiendo cual metástasis por todos los países de la Unión, y el triunfo del BREXIT es un claro ejemplo. Una perfecta muestra de que el arte de mirar para otro lado no sólo es la profesión más antigua del mundo, sino una sutil y cómoda estrategia a la que cada vez se apunta más gente.

Porque la cruda realidad es que millones de personas viven, o mejor dicho malviven, en condiciones de extrema penuria en los cientos campos de refugiados y centros de internamiento (retención, identificación, etc.) de extranjeros con los que se busca solventar “temporalmente” el problema. Solución “transitoria” de un problema que no lo es, pues la media de tiempo de internamiento en un campo de refugiados se sitúa en 17 años. Porque las migraciones, y por tanto el problema, no dejan de crecer. Entre las causas, están los conflictos internos y los problemas.

 

Competencias

Objetivos del título:

El título pretender formar a profesionales en la identificación de los Derechos Humanos, sus vías de protección, así como aquellos derechos humanos especialmente vulnerables en personas migrantes y en el marco de una sociedad diversa.

 

Competencias Básicas  (+ Generales + Transversales):

 

Competencias Básicas para Máster:

CB1. Poseer conocimientos en las distintas áreas de estudio.

CB2. Aplicar los conocimientos adquiridos al ámbito laboral a través de la elaboración y defensa de argumentos y resolución de problemas dentro de su área de estudio.

CB3. Reunir e interpretar datos relevantes (normalmente dentro de su área de estudio) para emitir juicios que incluyan una reflexión sobre temas relevantes de índole social, científico o ético. CB4. Transmitir información, ideas, problemas y soluciones a un público tanto especializado como no especializado. 

CB5. Desarrollar aquellas habilidades de aprendizaje necesarias para emprender estudios posteriores con un alto grado de autonomía.

CB6: Poseer y comprender conocimientos que aporten una base u oportunidad de ser originales en el desarrollo y/o aplicación de ideas, a menudo en un contexto de investigación

CB7. Aplicar los conocimientos adquiridos a entornos nuevos o poco conocidos dentro de contextos más amplios (o multidisciplinares) relacionados con su área de estudio 

CB8. Integrar conocimientos y enfrentarse a la complejidad de formular juicios a partir de una información que, siendo incompleta o limitada, incluya reflexiones sobre las responsabilidades sociales y éticas vinculadas a la aplicación de sus conocimientos y juicios.

CB9.  Saber comunicar las conclusiones –y los conocimientos y razones últimas que las sustentan- a públicos especializados y no especializados de un modo claro y sin ambigüedades.

CB10. Poseer habilidades de aprendizaje que permitan continuar estudiando de un modo autodirigido o autónomo.

 

Competencias generales (opcional):

CG1. Percibir el carácter unitario del ordenamiento jurídico y la visión interdisciplinar de los problemas jurídicos.

CG2. Trabajar eficazmente en grupo y colaborar con otras personas (incluida la colaboración y el trabajo en red).

 

Competencias transversales (opcional):

CT1. Desarrollar la capacidad de análisis y de síntesis.

CT2. Razonar de forma crítica.

CT3. Comunicar de forma verbal y escrita los conocimientos adquiridos CT4. Gestionar correctamente la información.

CT5. Aplicar los conocimientos adquiridos a la formulación y a la defensa de argumentos, así como a la resolución de problemas.

CT6. Negociar, conciliar y tomar decisiones.

CT7. Adquirir conocimientos generales que permitan el acceso a niveles superiores de estudio. CT8. Transmitir información, ideas, problemas y soluciones a un público tanto especializado como no especializado. 

CT9. Proyectar los conocimientos, las habilidades y las destrezas adquiridos en aras de una sociedad basada en los valores de la libertad, la igualdad, la justicia y el pluralismo. CT10. Desarrollar habilidades de iniciación a la investigación.

 

Competencias específicas:

CE1.-Diseñar propuestas factibles de intervención socioeducativa en los distintos contextos y campos de aplicación en relación con los Derechos Humanos y la diversidad, incluyendo la valoración de resultados.

CE2.-Comprender la historia de las migraciones y la movilidad humana, así como los conceptos fundamentales vinculados al fenómeno migratorio, diferenciando las tipologías de migrantes y sus características. 

CE3.- Diseñar y planificar programas y pautas de intervención dirigidas a la prevención y promoción de personas y colectivos en situaciones de vulnerabilidad, en especial con el uso de las nuevas tecnologías.

CE4.-Saber aplicar las herramientas y las técnicas de investigación para la elaboración de estudios e informes de carácter teórico y aplicado sobre proyectos o programas específicos. 

CE5.- Dominar los conocimientos que permiten diseñar, programar, gestionar y evaluar proyectos y programas de investigación, desarrollo o intervención social que plantean una mejora de la calidad de vida y el bienestar de la ciudadanía en distintos ámbitos espaciales. CE6.-Adquisición de habilidades y capacidades para diseñar y gestionar proyectos de investigación e intervención dirigidos a la prevención y desarrollo que planteen una transformación y mejora de la realidad social objeto de intervención.

CE7.-Conocer el marco legal y la aplicación jurisprudencial relacionada con la protección de los Derechos Humanos, la diversidad y los migrantes, a escala multinivel. 

CE8.-Conocer los distintos modelos de Estado de Bienestar, los ODS y el impacto de los procesos de globalización y cambio en la configuración de políticas y acciones sociales y educativas.

CE9.-Analizar y conocer las perspectivas actuales de investigación e intervención en el ámbito de la protección de los derechos humanos y sus ámbitos múltiples.

CE10.-Capacitar para diseñar y realizar investigaciones sociales y educativas para mejorar el diseño y el desarrollo de intervenciones, programas y acciones para la innovación y el cambio de la realidad social

 

 

Perfil de Ingreso

Es requisito ser Licenciado/a, Diplomado/a o Graduado/a.

Titulación Universitaria recomendada en alguna de las siguientes disciplinas sociales y jurídicas: Derecho, Criminología, Ciencia Política, Sociología, Psicología, Pedagogía, Educación Social, Trabajo Social, Magisterio, Ciencias Sociales, Ciencias policiales u otras.

Acceso, Preinscripción, Admisión y Matrícula

Requisitos de acceso:

Estar en posesión de un título universitario oficial español u otro expedido por una institución de educación superior del Espacio Europeo de Educación Superior. Así mismo podrán acceder los titulados universitarios conforme a sistemas educativos ajenos al Espacio Europeo de Educación Superior sin necesidad de homologación de sus títulos, previa comprobación por la Universidad de Salamanca de que aquellos acreditan un nivel de formación equivalente a los correspondientes títulos universitarios oficiales españoles.

PREINSCRIPCIÓN  del 1 de agosto al 15 de septiembre de 2020. Importe: 100€

Documentación a presentar: enviar por correo electrónico a la dirección titulosp@usal.es

Impreso de preinscripción cumplimentado

- Copia DNI o Pasaporte
- Fotocopia de la titulación de acceso (los estudiantes de la Universidad de Salamanca no será necesario que aporten justificante de su titulación)

- Los estudiantes con titulación obtenida en Universidades no pertenecientes al Espacio Europeo, presentarán un certificado de su Universidad en el que se indique que con la titulación aportada están en condiciones de acceder a un posgrado

FORMAS DE PAGO

Por transferencia o ventanilla

Ingreso por preinscripción: 100 €

Indicar en el concepto: Nombre y apellidos del estudiante y nombre del Título Propio

Número de Cuenta: ES4000491843442110228816

Banco Santander Central Hispano. IBAN: ES40. SWIFT: BSCHESMM (Código de tasas: 0)

- Deberá enviar el justificante del pago una vez efectuado junto con la documentación

Por tarjeta

Deberá enviar primero la documentación, una vez validada por el negociado de títulos propios recibirá un mail con las credenciales en la USAL y el enlace para poder realizar el pago por tarjeta

Puede descargar aquí el manual para pago por tarjeta

MATRÍCULA del 16 al 30 de septiembrede 2020

La formalización de la matrícula se realizará una vez confirmada la admisión

-Impreso de matrícula cumplimentado

-Original de copia compulsada

El pago se podrá fraccionar en dos, descontando el importe por preinscripción. El primero (50% del precio total de matrícula) al realizar la matrícula y el segundo en la primera quincena del mes de febrero.

IMPRESCINDIBLE ENVIAR DOCUMENTACIÓN PARA MATRÍCULA POR CORREO POSTAL (original de copia compulsada e impreso de matrícula cumplimentado)

PARA REALIZAR EL PAGO POR TARJETA RECIBIRÁ A LA DIRECCIÓN DE CORREO ELECTRÓNICO QUE NOS INDIQUE, EL ENLACE PARA PODER ABONAR LA MATRÍCULA JUNTO CON LAS INSTRUCCIONES DE CÓMO REALIZARLO, UNA VEZ NOS ENVÍE EL IMPRESO DE MATRÍCULA CUMPLIMENTADO.

Información sobre Reconocimiento de créditos

El plazo de solicitud es del 16 al 30 de septiembre  de 2020

Puede descargar la solicitud aquí

 

LUGAR DE ENTREGA:

Negociado de Títulos Propios

Hospedería Fonseca

C/ Fonseca nº 2, 1º

37002 Salamanca

Tf: 923294500. ext. 1173 – 1176.

 

 

 

 

 

Criterios de admisión

Los alumnos que deseen cursar el Máster deberán remitir, dentro del plazo señalado al efecto, la siguiente documentación:

1.      Ficha de admisión académica debidamente cumplimentada conforme al modelo anual dispuesto por el centro de formación permanente.

2.      Documento de identidad autenticado.

3.      Certificación oficial del expediente académico -materias cursadas, créditos u horas de las mismas, así como las calificaciones obtenidas.

4.      Currículum vitae completo, señalando experiencia laboral relacionada con el contenido del programa (en el caso de que proceda).

5.      De forma voluntaria, una carta personal de motivación en la que el alumno podrá exponer las razones que le llevan a elegir este programa.

6.      Cualquier otro documento adicional que el aspirante estime conveniente para que pueda valorarse adecuadamente su solicitud.

7.      Además de presentar la documentación especificada los candidatos podrían ser convocados a una entrevista online con la Comisión Académica del titulo.

 

Las solicitudes serán evaluadas por la Comisión Académica del Máster de forma integral en una escala de 0 a 10 puntos, teniendo en cuenta principalmente:

1.      Titulación de grado o licenciatura obtenida previamente (hasta 2 puntos)

2.      Calificación media del expediente académico (hasta 2 puntos);

3.      Experiencia investigadora y profesional en el ámbito de los Derechos Humanos, las migraciones y la diversidad (hasta 2 puntos);

4.      Madurez y consistencia de la carta de motivación (hasta 2 puntos);

Relevancia de las cartas de presentación y del resto de documentación presentada como mérito, así como la entrevista personal. (hasta 2 puntos).

Apoyo y Orientación

Los estudiantes contarán con diferentes sistemas de apoyo, orientación e información a su disposición como son los siguientes:

  • Personal del Negociado de Títulos Propios (Formación Permanente). 
  • Atención personalizada a través del correo oficial de la Universidad de Salamanca creado exclusivamente para la impartición del título y que será gestionado por el coordinador del curso. 
  • Servicio de Promoción, información y Orientación (http://sou.usal.es//) que ofrece una atención individualizada de carácter psicopedagógico dirigida a atender las cuestiones asociadas con el estudio y el aprendizaje, la planificación de la carrera y la orientación del perfil formativo del estudiante. Este servicio también asesora en cuestiones de normativa, becas y ayudas, alojamiento, intercambios lingüísticos, etc. 
  • El Servicio de Inserción Profesional, Prácticas y Empleo, (http://empleo.usal.es/) encargado de facilitar la empleabilidad de estudiantes y recién titulados/as de la Universidad de Salamanca. 
  • El Servicio Central de Idiomas (http://sci.usal.es/) ofrece cursos de diferentes idiomas orientados a estudiantes de las diversas titulaciones, en diferentes ubicaciones geográficas.
  • El Servicio de Asuntos Sociales (SAS) (http://sas.usal.es) ofrece apoyo y asesoramiento a estudiantes, PAS y PDI en diferentes ámbitos: apoyo social, extranjeros, discapacidad, voluntariado, mayores, salud mental, sexualidad, lenguaje, adicciones y conducta alimentaria.
  • El Defensor del Universitario (defensor@usal.es) vela por el respeto y las libertades de los miembros de la comunidad universitaria. Los estudiantes podrán presentar quejas o reclamaciones ante este órgano cuando lo estimen oportuno.

Reconocimiento y Transferencia de Créditos

Asignaturas

Salidas académicas profesionales

El Máster propio sobre Derechos Humanos, Migraciones y Diversidad de la Universidad de Salamanca, desde una orientación eminentemente práctica, capacita al estudiante y/o profesional para trabajar en diferentes ámbitos como: 

 

  • Gestores y responsables de entidades privadas y públicas vinculadas a la atención a las personas, especialmente a personas migrantes.  
  • Profesionales y voluntarios del Tercer Sector.
  • Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado, comunidades autónomas y policía local.
  • Personal de instituciones penitenciarias y centros de internamiento para adultos y menores.
  • Técnicos de intervención comunitaria, cultural y de atención a la diversidad.
  • Personal técnico de organismos internacionales, administraciones públicas y organizaciones sociales.  
  • Gestores y técnicos encargados de la responsabilidad social corporativa, los recursos humanos y la diversidad en las empresas.   
  • Miembros de comités de ética.  
  • Investigadores y docentes.  
  • Profesionales de entidades con fines de cooperación internacional.  
  • Profesionales vinculados a las ciencias biosanitarias (médicos, enfermeros, etc.,), humanas, sociales y jurídicas (criminólogos, abogados, jueces, psicólogos, trabajadores sociales, educadores sociales, sociólogos, politólogos, economistas) ciencias de la educación (pedagogos, educadores, profesores, etc.,) ciencias de la comunicación (periodistas, jefes de gabinete, asesores de comunicación, responsables de comunicación y programas de los grupos políticos, etc.,).

El Máster ofrece además formación adecuada a nuevos perfiles con creciente demanda a nivel mundial.

Indicadores de calidad e informes externos

Justificación del título propuesto:

El estudio de los derechos humanos y el análisis de su efectivo reconocimiento y aplicación es una constante desde la aprobación de la Declaración Universal de Derechos Humanos. La internacionalización de la protección de los derechos humanos se produce como efecto de las masivas violaciones de derechos y libertades fundamentales llevadas a cabo por el nazismo. En este contexto, las potencias aliadas se reunieron en la Conferencia de San Francisco en 1945 y elaboraron la Carta de las Naciones Unidas (firmada el 26 de junio de 1945) por la que se establece la Organización de las Naciones Unidas (ONU) para asegurar la paz internacional. Con esa finalidad, el 10 de diciembre de 1948 se proclamó la Declaración Universal de Derechos Humanos. Documento inédito esencial que, sin embargo, tuvo diversos obstáculos en su efectividad. Para empezar, no era de cumplimiento obligatorio por los Estados y además no contaba con un sistema de protección internacional que garantizase su cumplimiento. Y ello por la fuerte resistencia de los Estados a aceptar una forma de control supranacional de asuntos internos. Es más, el progresivo empeoramiento de las relaciones entre los antiguos aliados y la división del mundo en bloques, junto a las profundas desigualdades sociales, económicas y culturales, hacían realmente difícil su aplicación.

Buscando precisamente paliar las carencias y dificultades en su aplicación, la ONU promulgó dos Pactos Internacionales el 19 de diciembre de 1966: el Pacto Internacional de Derechos Económicos, Sociales y Culturales y el Pacto Internacional de Derechos Civiles y Políticos. Porque si bien hubo un claro consenso en la redacción de la Declaración Universal, éste no lo fue tanto cuando se trataba de ampliar el cuerpo normativo. De este modo, mientras los países del bloque socialista defendieron especialmente el desarrollo normativo de los derechos económicos, sociales y culturales; los que constituían el bloque capitalista abogaban por una serie de derechos vinculados con las libertades políticas y civiles.

En definitiva, el Derecho internacional de los derechos humanos, tanto a nivel planetario (ONU) como regional (Convenio Europeo para la Protección de los Derechos Humanos y las libertadas Fundamentales, 1950; Convención Americana sobre Derechos humanos o Pacto de San José, 1969;Carta Africana de Derechos Humanos y de los Pueblos, 1981, etc.), supone —al menos en el plano normativo— el asentamiento de un nuevo orden internacional con grandes repercusiones en la defensa de los derechos y libertades de las personas. Y ello porque los derechos de las personas, además de estar protegidos por sus propios Estados, pasaban a ser también cuestiones de interés internacional. Esto es, progresivamente se consolida la idea de que los Estados tienen obligaciones hacia la comunidad internacional en su conjunto.

En cualquier caso, y a un nivel actual de discusión, hay que partir de que los derechos humanos no constituyen un catálogo estático, sino que se desarrollan a medida que lo hacen las propias sociedades. En otras palabras, aunque tradicionalmente se considera que la Revolución Francesa y su Declaración de los Derechos del Hombre, fue el punto de inflexión hasta la democratización de los derechos, esto no es del todo cierto porque no excluye la “tiranía de la mayoría”. Es por ello que, para muchos, la “hora cero” realmente está en la campaña contra la esclavitud. En la toma de conciencia de los derechos humanos de los demás. Por lo que el destino final no debe ser sino la universalización, de modo que no sólo se incluyan los derechos del ciudadano “típico”, sino también a esos “otros” que, por no responder a ese perfil, siguen estigmatizados. Grupos con los cuales la mayoría de los ciudadanos no se identifica, conformándose por ello una serie de “fronteras”: de estigma (personas LGTBI); cognitivas (personas que “no son como nosotros”, por tener una enfermedad mental, intelectual o adultos mayores con demencia); y de estatus legal (presos y migrantes). Colectivos aún olvidados o estigmatizados, cuyos derechos deben ser reclamados.

Luego, la tradicional dicotomía entre derechos civiles y políticos, por un lado, y derechos económicos, sociales y culturales, por otro, ya no tiene más razón de ser. Ambos grupos de derechos se entienden ahora interconectados y son indivisibles. Y ello porque, aunque las garantías de no discriminación son generalmente consideradas parte de los derechos civiles, en realidad los problemas se manifiestan más frecuentemente en el acceso a los derechos económicos, sociales y culturales. Desde la década de los 80, se reconoce a la persona humana como titular y centro de los derechos humanos; esto es, los valores no están por encima de las personas, sino para asegurar y mejorar la vida de éstas. Y ello requiere la solidaridad e intervención de los gobiernos para garantizar el disfrute de los derechos humanos. Y mucho más en el marco de la actual sociedad globalizada, donde el mundo se ha dividido entre ganadores y perdedores, hasta el punto de que la supervivencia de los últimos depende de la solidaridad indiscutible de los primeros. 

Porque, pese a esta narrativa de sensibilidad creciente en materia de derechos humanos, las mejoras son casi siempre frágiles y con un alto riesgo de retroceso. Realidades como el terrorismo (y su asociación con la migración), la degradación medioambiental, el incremento de las desigualdades, o la homogeneización cultural con la consecuente pérdida de las diferencias culturales, traen consigo la exacerbación de nacionalismos y conflictividades étnico-religiosas, flujos financieros y migratorios incontrolados, que son la parte negativa de este proceso y muy difíciles de controlar incluso por los Estados más poderosos. Concretamente, si hay un hecho caracterizador de nuestra actual realidad, éste es sin duda el movimiento migratorio de millones de personas desde la tradicional pobreza del sur, con su “hambre disponible” hacia el norte “que ordena desde su ritual de acero” (BENEDETTI). 

La ocupación por la Economía del espacio propio de la Política ha llevado a la marginación y exclusión de países enteros, por lo que la emigración se presenta como la única salida para muchos seres humanos. Mientras tanto, nosotros, encerrados bajo llave en nuestra Europa ‘modelo de civilización’, proponemos cuotas minúsculas que vendemos como solidaridad en mayúsculas. La reacción europea a la crisis de los refugiados sirios fue y sigue siendo desbordada. Una herida mortal al propio Estado de Derecho, uno de los mejores legados europeos. El mensaje antimigratorio y xenófobo, que subyace a la política mundial de cierre de fronteras, se está expandiendo cual metástasis por todos los países de la Unión, y el triunfo del BREXIT es un claro ejemplo. Una perfecta muestra de que el arte de mirar para otro lado no sólo es la profesión más antigua del mundo, sino una sutil y cómoda estrategia a la que cada vez se apunta más gente.

Porque la cruda realidad es que millones de personas viven, o mejor dicho malviven, en condiciones de extrema penuria en los cientos campos de refugiados y centros de internamiento (retención, identificación, etc.) de extranjeros con los que se busca solventar “temporalmente” el problema. Solución “transitoria” de un problema que no lo es, pues la media de tiempo de internamiento en un campo de refugiados se sitúa en 17 años. Porque las migraciones, y por tanto el problema, no dejan de crecer. Entre las causas, están los conflictos internos y los problemas económicos, generados cada vez más por desastres naturales (sobre todo fenómenos climatológicos extremos como tormentas e inundaciones), que sólo el año pasado supusieron 22 millones de desplazamientos por inseguridad alimentaria: son los refugiados ecológicos. Nuevos agentes migratorios que hacen cada vez más compleja la diferencia entre migrantes (económicos) y refugiados (políticos), y que además no lo tendrán nada fácil. Para empezar, porque la etiqueta de refugiado ambiental no cabe en la normativa aplicable a los refugiados transnacionales.

En definitiva, vivimos en la Era de las migraciones, y pocas personas hay en los países industrializados que actualmente no tengan una experiencia personal de la migración y sus efectos. Sin embargo, las políticas adoptadas hasta ahora, y que responden a una lógica unilateral, miope y cortoplacista, han fallado estrepitosamente por ignorar la dimensión global del problema. Global en un doble sentido: porque su alcance es planetario y porque supone un fenómeno social total. Esto es, no sólo llega mano de obra sino personas y con ellas sociedades, culturas y cosmovisiones distintas, lo que nos obliga a repensar las categorías de ciudadanía, nacionalidad y soberanía (DE LUCAS). 

Por tanto, no se trata sólo de gestionar las fronteras (que es lo único en lo que se han centrado los gobiernos), sino también el desafío que supone la incorporación de nuevos ciudadanos en la estructura social, cultural, laboral, económica y jurídica desde el respeto a los derechos humanos y el reconocimiento a la diversidad. Una solución integral generalmente ausente. Porque, si bien ha sido una preocupación manifiesta desde diversas disciplinas, que van desde la geografía, la sociología, la ciencia política, la antropología y evidentemente desde el derecho, son pocos, sin embargo, los trabajos que involucran una visión integral y propositiva, con miras a comprender mejor las transformaciones multiculturales que estamos viviendo. Es obligado, en consecuencia, analizar el impacto que tienen los procesos migratorios en las personas que lo sufren, ya que muchas de las razones que llevan a las personas a emigrar influyen en gran medida en el modo en que éstas se asientan en una sociedad determinada. Y esta es la gran aportación de este Máster, que se articula a través de 3 grandes módulos.

En el Módulo I (Introducción) se busca ofrecer los conocimientos necesarios para comprender el contenido y la titularidad de los derechos humanos y su protección internacional, analizando su alcance a la realidad de la migración. Un fenómeno global, que no es solo parte de nuestra historia (todos en definitiva somos hijos de migrantes) sino que responde a una serie de factores que también abordaremos. Punto de partida a nuestro juicio ineludible, si queremos formular propuestas que además de eficaces sean también legítimas en el marco de un Estado democrático. Y es en el Módulo II (Normativa) donde analizamos cómo se enfrentan los ordenamientos (y en concreto el nuestro) al desafío que supone para nuestra sociedad la migración, comprobando si cumplen con las directrices que al respecto nos marca el Derecho internacional de los derechos humanos y concretamente el Pacto Mundial para la Migración Segura Ordenada y Regular (Marrakech, 2018). Finalmente, en el Módulo III (Intervención social) se ofrecerán las herramientas necesarias para gestionar la incorporación de los migrantes a las sociedades de acogida, desde el respeto a la diversidad y la perspectiva de la riqueza que la inmigración aporta. La educación en diversidad es como siempre la fórmula, una tarea en la que también tienen un gran papel las TIC’s.

Por supuesto, el análisis se hará desde una perspectiva interdisciplinar, porque si múltiples son las causas y las consecuencias de la migración, variadas e integrales necesariamente deben ser las respuestas. Para el tratamiento multidisciplinar de la materia Derechos humanos, migraciones y diversidad, se cuenta con 25 profesores de 16 disciplinas distintas. Áreas de conocimiento que van desde la Ciencia Política, la Comunicación, la Documentación, la Educación, la Estadística, la Historia, la Psicología, la Sociología y el Trabajo social, hasta ramas del Derecho como la Filosofía, el Derecho Administrativo, los derechos Internacional público y Privado, el Penal y el Procesal. Siendo esto así, el formato de docencia del curso se desarrollará a través de un sólido aprendizaje integral, en el que, desde la especialidad de las diferentes materias, se persigue la interiorización de los contenidos, con un programa de enseñanza que busca alcanzar los siguientes objetivos:

 

Modulo I: Introducción

  • Estudiar los aspectos básicos de la teoría de los derechos humanos: su génesis, evolución, fundamento y su función en los estados constitucionales.  
  • Formar a los estudiantes en el conocimiento del sistema internacional y sistemas regionales de protección de los derechos humanos, así como en la regulación específica en materia de migraciones.  
  • Familiarizar al estudiante con el manejo de la jurisprudencia de los tribunales internacionales de protección de los derechos humanos
  • Ofrecer una aproximación al fenómeno migratorio desde la perspectiva tanto histórica como social. 

 

Modulo II: Normativa

  • Profundizar en la relevancia que tienen los Derechos Humanos de las personas migrantes en la agenda política de las democracias contemporáneas.
  • Explorar y comprender las distintas dinámicas y relaciones que surgen dentro de los sistemas políticos contemporáneos ante la necesidad de enfrentar los desafíos que suponen los nuevos esquemas de movilidad global y los flujos migratorios.
  • Estudiar las formas de protección que tienen los Derechos Humanos desde el Derecho Administrativo global, y especialmente en el modo en que lo materializa en la aplicación y gestión de las políticas públicas de las diferentes organizaciones.
  • Conocer la legislación nacional en materia de asilo, refugio, extranjería y gestión de la diversidad, teniendo en cuenta los pronunciamientos jurisprudenciales en dichas materias. 
  • Comprender y analizar la política criminal frente a la inmigración irregular, la trata de seres humanos y los delitos de odio.
  • Comprender el fenómeno de la diversidad cultural y de los delitos culturalmente motivados.
  • Analizar la política criminal adoptada por los Estados frente a la diversidad cultural con el objeto de proponer alternativas coherentes con el actual grado de multiculturalidad de nuestras sociedades.
  • Entender el fenómeno de las sociedades paralelas como nichos de la generación yihad en Europa, buscando soluciones que, junto al Derecho penal o incluso ajenas a él, resulten mucho más eficaces que la actual política criminal adoptada tanto a nivel nacional como internacional.
  • Analizar la importancia del sistema de protección internacional de los Derechos Humanos que el derecho de acceso a la justicia representa, especialmente para determinados colectivos, tales como la población migrante o desplazada.
  • Comprender la política tributaria y presupuestaria del Estado y cómo se deben aplicar las políticas de ingresos y de gastos para conseguir el respeto a nuestros principios constitucionales y, por tanto, llegar a una situación fiscalmente justa evitando las situaciones de fraude fiscal.
  • Conocer y entender la necesaria protección internacional del trabajador inmigrante, comprendiendo para ello el concepto de diversidad y vincularlo a la cultura organizativa en sus aspectos analíticos y en sus aplicaciones estratégicas.  
  • Capacitar a los alumnos para resolver cualquier desafío del entorno socioeconómico desde un punto vista plural e integrador.

 

Modulo III: Intervención social

  • Conocer e identificar los distintos tipos de fuentes de información en el ámbito de los Derecho Humanos y conocer las herramientas tanto cuantitativas como cualitativas para obtener y analizar datos en dichos ámbitos.
  • Analizar el impacto que tienen las desigualdades (de género, clase, raza-etnia, edad, ciudadanía, entre las principales) en un contexto de migraciones internacionales.
  • Integrar el enfoque de los derechos humanos en la práctica de la psicología social y los principios de la psicología social aplicables al ámbito migratorio.
  • Facilitar a los estudiantes las herramientas conceptuales necesarias para adquirir un conocimiento profundo de ese ámbito. 
  • Adquirir los conocimientos necesarios para fomentar el desarrollo de estrategias que favorezcan la construcción de una identidad social positiva en las personas migrantes.
  • Comprender el concepto de integración desde la perspectiva multicultural, diferenciando los distintos Modelos de Integración de la población inmigrante en las sociedades de acogida.
  • Identificar y analizar los procesos de reagrupación familiar social y adaptación social.
  • Identificar y entender como surgen los procesos de mantenimiento, reconstrucción y construcción de identidad personal y grupal, así como los conflictos que de este proceso se derivan.
  • Conocer los fundamentos de buenas prácticas en intervención comunitaria con las personas migrantes y capacitar para el desarrollo e implementación de investigaciones sociales e intervenciones comunitarias adecuadas a cada realidad.
  • Entender los cambios que a lo largo del tiempo se han sucedido en la atención a la diversidad del alumnado desde el sistema educativo.
  • Diseñar actividades con recursos orientados a fomentar la igualdad de oportunidades a nivel educativo y social.
  • Abordar los derechos humanos desde todo el proceso de la comunicación, que va desde la interpretación a la realidad hasta la recepción y reinterpretación por parte de la sociedad de todo tipo de contenidos audiovisuales.

Diferenciación de otras titulaciones (oficiales o propias) de la Universidad:

Este Título ofrece la posibilidad de una formación on line en materia de Derechos humanos, migraciones y diversidad. Formación a distancia que hasta ahora no existe en nuestra Universidad, y que da la posibilidad a alumnos de toda procedencia a acceder a una formación de calidad en una materia tan esencial para el bienestar y desarrollo de las sociedades como es la promoción y defensa de los derechos humanos. Concretamente de las personas que, obligadas por diversas circunstancias, tienen la necesidad de desplazarse con las correspondientes problemáticas en materia de políticas migratorias, diversidad, etc.  

Referentes externos a la universidad que avalen la adecuación de la propuesta a criterios nacionales y/o internacionales para títulos de similares características académicas:

Tanto para la UNESCO (Conferencia Mundial sobre la Educación Superior, julio 2009) como para el Consejo de Europa (en su declaración “Responsabilidad de la Educación Superior para una cultura democrática: ciudadanía, derechos humanos y sostenibilidad”, 2006), la universidad debe formar ciudadanos. Ya una circular del Ministerio de Educación y Ciencia en 1982 decía: “corresponde a la Universidad un importantísimo papel en las acciones a favor de la enseñanza de los derechos humanos. Además del estudio de los derechos humanos en el marco de cursos de Derecho Internacional, de relaciones internacionales y de ciencias políticas, es deseable que, por su especial responsabilidad como cima del sistema educativo, por tener a cargo la formación del profesorado y de los cuadros dirigentes de la vida nacional y por influjo intelectual en la sociedad, conciba la enseñanza de los derechos humanos de tal modo que pueda llegar a todos los estudiantes cualquiera que sea su especialización”. De hecho, no es extraño que los estatutos de las universidades incluyan como misión la de formar en valores cívicos y la promoción de una cultura democrática

Concretamente, en el art. 1 de sus Estatutos, la Universidad de Salamanca, se presenta como depositaria y continuadora de una tradición humanística y científica multisecular con vocación universal, inspirándose en su actuación por los principios de democracia, igualdad, justicia y libertad. Y entre sus fines se encuentran: la transmisión crítica del saber mediante la actividad docente (2.c); la garantía, en la actividad de la universidad, de la dignidad de la persona, el libre desarrollo de su personalidad sin ningún tipo de discriminación y el derecho a la igualdad efectiva entre mujeres y hombres (2.d); y el asesoramiento científico, técnico y cultural de la sociedad, para contribuir a la mejora de la calidad de vida en la comunidad (2.g). 

De hecho, las universidades están repensando cada vez más cual debe de ser su papel en el siglo XXI. Para ello, buscan ser más receptivas y sensibles a las necesidades sociales y convertirse en agentes de cambio que resuelvan los desafíos globales. La educación terciaria y la investigación científica son citadas explícitamente en varios de los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS) marcados por la ONU en su Agenda 2030 (septiembre 2015), sin embargo, la contribución de la universidad es necesaria a un nivel mucho más amplio si se quiere lograr su cumplimiento. 

En el documento “Cómo Empezar con los ODS en las Universidades”, escrito por La Red de Soluciones para un Desarrollo Sostenible (Sustainable Development Solutions Network), se recoge que las universidades pueden contribuir a todos los ODS cerciorándose de que están capacitando a los estudiantes para los trabajos necesarios para su implementación. Esto es, las universidades deben asegurar que los estudiantes sean ágiles, estén preparados para el cambio y tengan visión de futuro, de modo que sean útiles no solo para los trabajos que existen hoy, sino también para los que existirán en el futuro. Y esto se traduce en: dotarles de conocimientos, habilidades y motivación para comprender y abordar los ODS empoderando y movilizando a la juventud; proporcionarle amplia formación académica o vocacional para implementar soluciones de ODS; y crear más oportunidades para la creación de capacidades de estudiantes y profesionales de países en desarrollo para abordar los desafíos relacionados con los ODS. 

Y teniendo en cuenta que entre dichos objetivos se encuentran el poner fin a la pobreza y al hambre; el logro de la salud y el bienestar; una educación de calidad; la igualdad de género y la reducción del resto de las desigualdades; la solidez en la paz, la justicia y las instituciones; y la ayuda al desarrollo, es vital que las universidades retomen la educación en derechos humanos. Y no sólo enseñándolos desde el punto de vista teórico, sino que preparen a los estudiantes para ser ciudadanos activos de sociedades democráticas, capaces de defender sus propios derechos, y sobre todo de proteger y defender los derechos de los demás, así como acompañar y apoyar a las víctimas de las violaciones. Las universidades, ahora más que nunca, deben recuperar el papel de divulgación científica dentro del debate político. Debemos ser el muro de contención de todos esos posicionamientos extremos que, con su discurso xenófobo, homófono y machista, sólo nos hacen temer la vuelta a tiempos que nunca fueron mejores.

Para convertirse en ejecutores efectivos de los ODS, los estudiantes necesitan habilidades transversales y competencias clave que son relevantes para abordar todos los ODS: pensamiento sistémico, pensamiento crítico, autoconciencia, resolución integral de problemas y capacidad de anticipación, competencias normativas, estratégicas y de colaboración; creatividad, espíritu emprendedor, curiosidad y habilidades de aprendizaje, pensamiento creativo, responsabilidad social, competencias de asociación y sentirse cómodo en entornos interdisciplinarios. Estas competencias serán prioritarias en el desarrollo de este Máster Propio en Derechos humanos, migraciones y diversidad.

 

La problemática de los derechos humanos a nivel internacional incluye un amplio campo de estudio que analiza la situación estado de los derechos de las personas en un momento o situación concreta. Abarca multitud de enfoques teóricos o de implementación (trabajo de campo para comprender mejor el impacto directo de los esfuerzos humanitarios específicos). De esa forma, con el propositico de profundizar en la materia y buscar nuevas soluciones generales y particulares, en la universidad surgen multitud de maestrías que pretenden profundizar en el conocimiento y practicidad de dicho ámbito.

 

Históricamente sus temas centrales han girado en torno a la gobernanza y las políticas públicas y los diferentes marcos normativos. En el ámbito internacional, se incluyen temas más específicos como la Exclusión social, la diversidad, los derechos del niño y la igualdad de género. En total, encontramos 33 referencias significativas: 19 en el ámbito internacional y 14 en España, ninguna en Castilla y León.

 

A nivel internacional, son referencias obligadas en la materia: Maestría en Estudios de Migración (MIMS)  en la Escuela de artes y Ciencias de la Universidad de San Francisco, Máster de estudios jurídicos en el derecho los pueblos indígenas en la escuela a de leyes de la universidad de Oklahoma; Master del desarrollo humano global (MGHD) en la Escuela de Relaciones Exteriores, Universidad SFS (Washington, EEUU); Master en justicia Social de la  comunidad inclusiva, de Tlaquepaque (México); Maestría  en Derechos Humanos y Paz ITESO - Universidad Jesuita de Guadalajara (México); Máster en Cooperación Internacional en Derechos Humanos y Patrimonio Intercultural de la University of Bologna; Master en estudios de la discapacidad y de inclusión de la Universidad de  Waikato (Hamilton, Nueva Zelanda); Master árabe en democracia y derechos humanos, en el Instituto de Política Social de la Universidad Saint-Joseph (Líbano, Beirut); Maestría en derechos humanos, en la Universidad Estatal de Nakhchivan (Azerbaiyán,

Nakhchivan); Master sobre protección internacional de los derechos humanos en la Universidad Rusa de la Amistad de los Pueblos (Patricio Lumumba, Rusia); Master para Dominar el buen gobierno y la resolución pacífica de conflictos, en la Université Francophone du Congo; Programa Europeo de maestría en derechos humanos y democratización (E.MA) del Centro Interuniversitario Europeo para los Derechos Humanos y la Democratización (EIUC); Master de derechos humanos de la Abbo AKademi (Turku, Finlandia); Maestría en derecho internacional y derechos humanos de la Universidad de Tartu (Estonia); Master de Trabajo Social  magistral como profesión de derechos humanos de la Universidad de Ciencias Aplicadas Alice Salomon (Berlín, Alemania); Maestría en derechos humanos y la ética de la cooperación internacional, University of Bergamo (Italia); Máster en Migración Internacional y Relaciones Étnicas, Universidad de Malmö (Malmö, Suecia ). 

En lo que a nuestro entorno más cercano se refiere, también son múltiples las universidades que ya cuentan con máster en Derechos humanos: Máster Universitario en Derechos Fundamentales de la Universidad Nacional de Educación a Distancia;  Máster en Gobernanza y Derechos Humanos de la Universidad Autónoma de Madrid; Máster Universitario en Derechos Humanos, Democracia y Justicia Internacional dela Universidad de Valencia; Máster Universitario en Cultura de Paz, Conflictos, Educación y Derechos Humanos dela Universidad de Granada; Máster Europeo Universitario en Derechos Humanos y Democratización de la Universidad de Deusto; Máster Universitario en Derechos Humanos en el Nuevo Orden Económico y Político Global de la Universidad rey Juan Carlos de Madrid; Máster Universitario en Derecho Internacional Humanitario, Derechos Humanos y Derecho Operacional de la universidad de Nebrija; Máster Universitario en Derechos Humanos, Democracia y Globalización de la UOC (Universidad Oberta de Cataluña); Máster Universitario en Protección Internacional de los Derechos Humanos de la Universidad de Alcalá; Máster Universitario en Derechos y Libertades Fundamentales de la Universidad de la Rioja; Máster Universitario en Estudios Avanzados en Derechos Humanos de la Universidad Carlos III de Madrid; Máster Universitario en Derechos Humanos, Interculturalidad y Desarrollo de la Universidad Pablo de Olavide; Máster Universitario en Derechos Humanos, Paz y Desarrollo Sostenible; Máster Universitario en Derechos Fundamentales y Poderes Públicos dela Universidad de Valencia; Máster Universitario en Derechos Fundamentales y Poderes Públicos de al Universidad de País Vasco, Euskal Herriko Unibertsitatea.

La Universidad de Salamanca, cuna del Derecho internacional de Derechos humanos con Francisco Vitoria y su Escuela de Salamanca, sin embargo, aún no tiene esa formación específica y transversal en materia de derechos humanos. Si bien se han abordado desde diversas disciplinas, como la Historia, la Filosofía o el Derecho internacional público, un tratamiento integral aún no existe. El GIR Diversitas, con este Máster propio quiere dar el primer paso para resolverlo. Nuestra universidad puede, y debe, estar a la altura de esa vocación humanista que proclama en sus estatutos y que ha marcado su historia.

Descripción de los procedimientos de consulta internos y externos utilizados para la elaboración del plan de estudios:

Procedimientos internos

Internamente se ha procedido a identificar a las áreas de conocimiento con investigaciones y publicaciones en las materias objeto de este título, invitando a participar a diversos expertos universitarios en la propuesta, consiguiendo un diseño curricular interdisciplinar que permite abordar una problemática global desde múltiples enfoques.

 

Aulas y horarios

Organización temporal de asignaturas:

PRIMER SEMESTRE (S1)

 

 

SEGUNDO SEMESTRE (S2)

 

Asignatura

Tipo

 

ECTS

Asignatura

Tipo

 

ECTS

HISTORIA, EVOLUCIÓN Y ESTADO

ACTUAL DE LOS DERECHOS

HUMANOS

O

 

3

RECOGIDA Y ANÁLISIS DE DATOS

EN EL CONTEXTO DE LOS

DERECHOS HUMANOS

O

 

3

GLOBALIZACIÓN Y PROTECCIÓN

INTERNACIONAL DE LOS

DERECHOS HUMANOS

O

 

3

MIGRACIONES

INTERNACIONALES, DERECHOS

HUMANOS E

INTERSECCIONALIDAD

O

 

3

 

DERECHOS HUMANOS Y MOVIMIENTOS MIGRATORIOS

O

 

3

ANÁLISIS PSICOSOCIAL DE LOS

DERECHOS HUMANOS

O

 

3

 

POLÍTICA, DEMOCRACIA Y

DERECHOS HUMANOS

O

 

3

MIGRACIONES Y PERSONAS ESPECIALMENTE VULNERABLES

O

 

3

 

GESTIÓN ADMINISTRATIVA DE LA

MIGRACIÓN

 

O

 

3

EDUCACIÓN EN LA DIVERSIDAD

 

O

 

3

 
 

EL USO DEL DERECHO PENAL

COMO POLÍTICA MIGRATORIA

O

 

3

ESTRATEGIAS COMUNICATIVAS

FRENTE A LA DIVERSIDAD

O

 

3

 

GLOBALIZACIÓN Y DIVERSIDAD

O

 

3

Trabajo Fin de Máster

O

 

12

 

CULTURAL: EL RETO DEL

MULTICULTURALISMO

 

 

 

 

 

 

 

DERECHOS HUMANOS Y ACCESO

A LA JUSTICIA

O

 

3

 

 

 

 

MODELO ECONÓMICO,

DERECHOS HUMANOS Y POLÍTICA

FISCAL

O

 

3

 

 

 

 

RESPONSABILIDAD SOCIAL

EMPRESARIAL Y DERECHOS

HUMANOS: LA PROTECCIÓN DEL

TRABAJADOR MIGRANTE

 

O

 

 

3

 

 

 

 
 

 

Total  ECTS

 

30

 

 

 

 

 

 

 

 

30

 

 

 

 

 

Mecanismos de coordinación docente entre asignaturas (en la organización horaria y de desarrollo y en la coherencia de objetivos) del plan de estudios:

La Comisión Académica del Máster es la responsable de la coordinación general del título y de la actualización y diversificación de su estructura, contenidos y recursos disponibles. Esta comisión garantizará que no existan reiteraciones o lagunas en los contenidos, así como que el programa funcione correctamente.

Información adicional

Tipo de enseñanza:

On line / distancia

Actividades formativas:

Las actividades formativas serán mediante la plataforma studium.usal.es a través de la cual se realizarán todas las actividades. El Máster tiene una duración de 12 meses incluyendo la presentación y defensa del TFM.

Los estructuramos de la siguiente forma:

  • 16 asignaturas o materias que se desarrollan en un periodo de 2 semanas de trabajo cada una, resultando un total de 32 semanas.
  • El trabajo total semanal se considera en promedio de unas 30 a 35 horas máximo, las cuales pueden estar sujetas a una pequeña variación según las diferencias individuales del alumnado.

Sistemas de evaluación:

La evaluación de las asignaturas será realizada por el docente de cada materia y cursará a lo largo del desarrollo de la asignatura, mediante la realización y presentación de lecturas, tareas y foros, tanto grupales como individuales, y un cuestionario de evaluación, al finalizar cada uno de los módulos.  Dotando este sistema a cada asignatura de un eje central de contenidos, lo que obliga a una relación interna de coherencia en cuanto a la evaluación.

La evaluación del trabajo fin de Máster, será realizada por el tribunal determinado por la comisión del máster y designado a tal efecto.

Sistema de calificaciones:

Se utilizará el sistema de calificaciones vigentes (RD 1125/2003) artículo 5º.Los resultados obtenidos por un alumno en cada una de las asignaturas del plan de estudios se calificarán en función de la siguiente escala numérica de 0 a 10 puntos, con expresión decimal, a la que podrá añadirse su correspondiente calificación cualitativa: 0-4,9: Suspenso (SS), 5,0-6,9: Aprobado (AP), 7,0-8,9: Notable (NT), 9,0-10: Sobresaliente (SB). La mención de matrícula de honor podrá ser otorgada a alumnos que hayan obtenido una calificación igual o superior a 9,0. Su número no podrá exceder del 5% de los alumnos matriculados en una asignatura en el correspondiente curso académico, salvo que el número de alumnos matriculados sea inferior a 20, en cuyo caso se podrá conceder una sola Matrícula de Honor.

Ficha