Máster en política criminal. (Online) _ Uvirtual

Presentación

Este Máster pretende ser una formación multidisciplinar que descubra, amplíe y profundice en los conocimientos de los/as profesionales que trabajan o trabajarán en áreas relacionadas con el Derecho penal y, por tanto, con la política criminal. La relevancia del tema nos viene impuesta por la necesidad de ponerle contornos reales a la criminalidad (criminalidad real vs criminalidad percibida), aportando respuestas enmarcadas en el respeto de los derechos humanos, por ser la única política criminal legítima en un Estado democrático.

Y es que si hay una sensación extendida entre la mayoría de quienes trabajamos con el Derecho penal, esa es la impotencia, cuando no la frustración, ante la obstinación de muchos por querer hallar en él la solución a (casi) todos los problemas, le conciernan o no, obviando las razones, principalmente socioeconómicas y culturales, que hay detrás del delito. Y ello cuando no se trata de su utilización torticera, con objetivos de exclusiva rentabilidad política, a costa de los derechos y las libertades de los ciudadanos.

Los nuestros sin duda son unos tiempos convulsos, pues es extraño el día que no amanecemos con alguna noticia que nos saca violentamente de nuestro “estupor” occidental. El asesinato de otra mujer a manos de su pareja o ex pareja. Otro nuevo escándalo de corrupción con la implicación de políticos y grandes empresarios, que aprovechándose de su privilegiada situación esquilman las arcas públicas. Los miles de inmigrantes que dejan sus casas buscando una oportunidad vital en otro lugar, siendo escalofriantes las cifras de los que mueren en el intento. Ataques terrorista con decenas, cuando no cientos de víctimas, perpetrados en mercados, aeropuertos, estaciones de metro, salas de conciertos, restaurantes o una calle comercial especialmente concurrida. O la desarticulación de bandas organizadas dedicadas a la pornografía infantil, la trata de seres humanos, el tráfico de migrantes, de órganos, de drogas, de armas, etc. Negocios la mayoría de las veces sustentados en los grandes beneficios y las vidas baratas, pues no son sino el reflejo de los enormes desequilibrios mundiales. Cuestiones, sea como fuere, que requieren de una solución urgente y factible, y no de teorías abstractas, cuando no absurdas, sin viabilidad práctica. En esas lides los juristas ya hemos perdido demasiado tiempo.

Urge, por tanto, recuperar el juicio y capacidad críticos, aprendiendo a filtrar una información que nos llega a borbotones a través de TV, radio, prensa, Internet o redes sociales. Información las más de las veces seleccionada de forma interesada, con el ánimo nada inocente de alejarnos de lo que realmente importa o, peor aún, de las que probablemente serían las verdaderas soluciones.

En este contexto, una materia como la Política criminal obliga a posicionarse sobre problemas ciertamente graves como los que en este Máster se abordarán. Asuntos como el evidente rasgo autoritario del Derecho penal, reflejo de su creciente dependencia de los poderes públicos y mediáticos, y de unos intereses económicos que evolucionan hacia un modelo neoliberal, en el que obviamente importan más las cifras que las personas. O la gran internacionalización del Derecho penal actual, hasta el punto de poder afirmar que 2/3 partes del mismo viene “impuesto” por normas internacionales, pudiendo por tanto hablarse de una política criminal con una preocupante impronta estadounidense. También viejos problemas no resueltos como la eutanasia, el aborto, la violencia de género, la pornografía infantil, el tráfico de drogas o la prostitución. Y nuevos desafíos como el crimen organizado y su vinculación con la corrupción y la delincuencia de cuello blanco. También el terrorismo, en especial el yihadista, en parte reflejo del fracaso europeo en la integración de los inmigrantes musulmanes. Y, como no, la gran contradicción surgida entre unos flujos migratorios que parecen imparables, de una parte, y la obsesión por blindar las fronteras, de otra, lo que supone la condena a muerte de miles de personas, empujándolas a acudir al crimen organizado en busca de las oportunidades vitales que los Estados les niegan.

Sin duda, la política criminal siempre deriva de un posicionamiento ideológico, que puede ser o no compartido, pero que en todo caso debe ser respetado, siempre que se formule acatando las libertades y los derechos fundamentales. El objetivo de este Master, por tanto, no es sino ser críticos con todas las medidas que ponen en juego esas libertades y derechos, formulando alternativas igualmente eficaces, pero sin ese alto coste que las convierte en ilegítimas en un Estado democrático que se precie de ser tal.

Ciertamente, frente al delito son necesarias medidas reactivas, pero la prevención es el pilar básico en el que se apoya este Máster. Prevenir y evitar las causas que conducen al delito es la mejor (y más efectiva) política criminal que se podría aplicar. El objetivo, por tanto, es la formación específica de quienes trabajan con el Derecho penal (políticos, criminólogos, juristas, abogados, jueces, fiscales, policías, funcionarios de prisiones y de centros de menores, pero también educadores, periodistas, comunicadores, sociólogos y ciudadanos en general). Porque la mejor manera de luchar contra el delito es prevenirlo con las medidas socioeconómicas, educativas y culturales adecuadas.

Partiendo de que la política criminal forma parte de la política social, el Estado, actuando con verdadera responsabilidad institucional y “compensando” de algún modo lo generado por sus propias políticas económicas y de seguridad, debe adoptar las iniciativas que se requieran para cubrir las necesidades básicas de los ciudadanos, reduciendo con ello las tensiones sociales y, por tanto, también la criminalidad. Porque no puede ser eficaz una política criminal que sólo actúa sobre los resultados sin tener en cuenta las causas de los conflictos sociales. No basta actuar sólo sobre las personas, es necesario hacerlo también sobre las situaciones. Para ello es ineludible recurrir a mecanismos de control social como la educación, la salud, los servicios asistenciales, las mejoras de vivienda, configuración y calidad de las ciudades, subvenciones para paliar los riesgos de la sociedad industrializada (paro, enfermedades, miseria, accidentes laborales), etc. El primer puesto lo ocupa sin duda la educación (no sólo moral y cívica, sino también profesional) y el primer paso en este sentido lo debe dar la familia, seguida por la escuela, la religión, los medios de comunicación, la literatura, la ciencia, etc.

En concreto, los medios de comunicación juegan un papel esencial, motivo por el que un módulo versará específicamente sobre ello. Es incuestionable el poder de transmisión de valores, estereotipos e ideologías de los mass media, hasta el punto de contribuir de forma decisiva en la estabilización —y a veces también a la desestabilización— social. Y más si tenemos en cuenta su estrecha relación con la Administración de Justicia y los poderes económicos y políticos. Esto es, sin despreciar su potencialidad político criminal en materia preventiva, con campañas publicitarias como las llevadas a cabo en los últimos años en materia de violencia de género, seguridad vial, etc., tampoco debemos permanecer ajenos a su clara intromisión en la Administración de justicia, con la correspondiente disminución de la seguridad jurídica y la vulneración del principio de igualdad por el que ésta debe regirse. Es también mucho, en consecuencia, lo que queda por hacer en este campo, apostando de igual modo por una justicia restaurativa, tan eficaz como menospreciada por los operadores jurídicos, y por un Derecho penal que retome su carácter de ultima ratio y respete la barrera democrática de los derechos humanos.

 

 

Competencias

Objetivos del título:

  • Entender el significado y función de la Política Criminal en el estudio del crimen y formular medidas de prevención y reacción frente a él. 
  • Comprender la evolución histórica del Estado y sus correspondientes políticas criminales, de modo que se sepan diferenciar las respuestas inherentes las diferentes respuestas adoptadas frente al crimen en los estados autoritarios y en los democráticos.
  • Comprensión y asimilación del fundamento político criminal de cada institución del sistema penal
  • El conocimiento de los principales conflictos político criminales que se generan en las modernas sociedades occidentales, y las respuestas teóricas y prácticas adoptadas frente a ellos por los poderes públicos.
  • Análisis crítico de la realidad y los problemas sociales que están detrás de las conductas criminales, articulando soluciones que respeten los Derechos humanos y los principios de igualdad y accesibilidad universal.
  • Capacidad  de  integrar  los  distintos  conocimientos  jurídicos,  sociológicos, estadísticos  y  de  ciencias  de  la  comunicación,  para  aportar  soluciones sistemáticas que aborden el fenómeno criminal desde una perspectiva global. Sistematizar y argumentar propuestas para prevenir el delito, la delincuencia y la victimización.

Competencias Básicas (+ Generales + Transversales):

Competencias básicas para Experto:

CB1. Que los estudiantes hayan demostrado poseer y comprender conocimientos en el área/s de estudio que parte de la base de la educación secundaria general, y se suele encontrar a un nivel, que si bien se apoya en libros de texto avanzados, incluye también algunos aspectos que implican conocimientos procedentes de la vanguardia de su campo de estudio.

CB2. Que los estudiantes sepan aplicar sus conocimientos a su trabajo o vocación de una forma profesional y posean las competencias que suelen demostrarse por medio de la elaboración y defensa de argumentos y resolución de problemas dentro de su área de estudio.

CB3. Que los estudiantes tengan la capacidad de reunir e interpretar datos relevantes (normalmente dentro de su área de estudio de para emitir juicios que incluyan una reflexión sobre temas relevantes de índole social, científica o ética.

CB4. Que los estudiantes puedan transmitir información, ideas, problemas y soluciones a un público tanto especializado como no especializado.

CB5. Que los estudiantes hayan desarrollado aquellas habilidades de aprendizaje necesarias para emprender estudios posteriores con un alto grado de autonomía.

CB6: Poseer y comprender conocimientos que aporten una base u oportunidad de ser originales en el desarrollo y/o aplicación de ideas, a menudo en un contexto de investigación.

CB7. Los estudiantes sabrán aplicar los conocimientos adquiridos y su capacidad de resolución de problemas en entornos nuevos o poco conocidos dentro de contextos más amplios (o multidisciplinares) relacionados con su área de estudio

CB8. Los estudiantes serán capaces de integrar conocimientos y enfrentarse a la complejidad de formular juicios a partir de una información que, siendo incompleta o limitada, incluya reflexiones sobre las responsabilidades sociales y éticas vinculadas a la aplicación de sus conocimientos y juicios.

CB9. Los estudiantes sabrán comunicar sus conclusiones –y los conocimientos y razones últimas que las sustentan- a públicos especializados y no especializados de un modo claro y sin ambigüedades.

CB10. Los estudiantes poseerán las habilidades de aprendizaje que les permitan continuar estudiando de un modo que habrá de ser en gran medida autodirigido o autónomo.

Competencias generales (opcional):

CG1. Percepción del carácter unitario del ordenamiento jurídico y de la necesaria visión interdisciplinaria de los problemas jurídicos.

CG2. Capacidad de trabajar eficazmente en grupo y colaborar con otras personas (incluida la colaboración y el trabajo en red)

Competencias transversales (opcional):

CT1. Capacidad de análisis y síntesis.

CT2. Razonamiento crítico.

CT3. Comunicación oral y escrita.

CT4. Capacidad de gestión de la información.

CT5. Aplicación de los conocimientos adquiridos a la formulación y defensa de argumentos y a la resolución de problemas.

CT6. Capacidad para la negociación, conciliación y toma de decisiones.

CT7. Adquisición de conocimientos generales que le capaciten para acceder a niveles superiores de estudio.

CT8. Capacidad de transmisión de información, ideas, problemas y soluciones a un público tanto especializado como no especializado.

CT9. Capacidad de proyección de los conocimientos, habilidades y destrezas adquiridos en la promoción de una sociedad basada en los valores de la libertad, la igualdad, la justicia y el pluralismo.

CT10. Desarrollo de habilidades de iniciación a la investigación.

 

Competencias específicas:

CE1. Elaborar un informe criminológico con los datos pertinentes y las informaciones convenientes de orden técnico psicológico, jurídico, y social, que sirvan de base a la argumentación, y hagan posible comprender el hecho, la personalidad y motivación de su autor, y la forma de afrontar los efectos en sus víctimas y en su contexto social.

CE2. Aplicar los recursos de la administración central, autonómica y local, para desarrollar políticas preventivas de la marginación y la delincuencia y de protección a las víctimas.

CE3. Analizar y diseñar procedimientos destinados a resolución de conflictos, en los marcos de un contexto penal y criminológico.

CE4. Aplicar las técnicas y estrategias para la evaluación y predicción de la conducta criminal.

CE5. Ser capaz de aplicar los conocimientos psicosociales al estudio y comprensión de las nuevas formas de criminalidad.

CE6. Ser capaz de describir los conceptos fundamentales en el ámbito de la psicología, la sociología, el derecho y las ciencias naturales que son necesarios para analizar de una forma global el fenómeno criminal y la desviación.

CE7. Ser capaz de describir las aproximaciones teóricas fundamentales al hecho delictivo, a la victimización y a las respuestas ante el crimen y la desviación.

CE8. Ser capaz de identificar las estrategias de las políticas públicas que inciden en el ámbito de la criminología y de las respuestas ante el crimen y la desviación.

CE9. Ser capaz de argumentar y describir diferentes puntos de vista y de someterlos a debate de forma lógicamente coherente y de presentar conclusiones en un formato académico apropiado sobre cuestiones de política criminal, victimización, criminalización y respuestas ante el crimen y la desviación, así como sobre la percepción e interpretación que de ello se hace por los medios de comunicación, la opinión pública y los informes oficiales.

CE10. Ser capaz de elaborar estrategias de prevención en el ámbito criminológico, victimológico, de la marginalidad, etc., garantizando la seguridad ciudadana, los derechos fundamentales y la resolución de conflictos sociales.

 

 

Perfil de Ingreso

Es requisito imprescindible ser Licenciado/a, Diplomado/a o Graduado/a.

Titulación Universitaria en alguna de las siguientes sociales y jurídicas: Derecho, Criminología, Ciencia Política, Sociología, Psicología, Pedagogía, Educación Social, Trabajo Social, Magisterio, Ciencias Sociales, Ciencias policiales u otras.

Acceso, Preinscripción, Admisión y Matrícula

Requisitos de acceso:

Estar en posesión de un título universitario oficial español u otro expedido por una institución de educación superior del Espacio Europeo de Educación Superior. Así mismo podrán acceder los titulados universitarios conforme a sistemas educativos ajenos al Espacio Europeo de Educación Superior sin necesidad de homologación de sus títulos, previa comprobación por la Universidad de Salamanca de que aquellos acreditan un nivel de formación equivalente a los correspondientes títulos universitarios oficiales españoles

 

Procedimientos de información previa a la matrícula y de acogida:

El estudiante puede obtener una información precisa sobre el Título Propio, a través de diferentes vías:

  1. Preinscripción y Matrícula: https://www.uvirtual.org/usal/admision/
  2. Postulación a programas: https://marketing.uvirtual.org/postulacion
  • http://www.usal.es
  • Página web de la Unidad de Posgrado, http://posgrado.usal.es/mastadmin.htm, donde se ofrece información sobre los Títulos Propios de la Universidad de Salamanca.
  • El Director/a del Máster se ocupará personalmente de solventar todas aquellas dudas que el potencial alumnado le plantee, facilitándoles las direcciones pertinentes de los diferentes servicios de la Universidad de Salamanca a los que pueden dirigirse. Esta opción está pensada sobre todo para el caso de los estudiantes procedentes de otros países que suelen optar por ponerse en contacto con el Director/a por e-mail. En este sentido el Director/a contestará todas sus dudas y en caso de que el potencial alumno/a lo requiera tendrán una reunión previa a la matriculación para explicar de forma detallada las características del Máster. “

Además, tanto U-Virtual como la Universidad de Salamanca realizarán diferentes actividades de difusión e información de la oferta de los Títulos Propios.

  • El Servicio de Orientación al Universitario. http://websou.usal.es/ y los Puntos de Información Universitaria (PIUs) ofrecen información general y asesoramiento individualizado previo a la matriculación, así como otras informaciones y orientaciones con el fin de facilitar la integración de los estudiantes en la vida universitaria: becas y ayudas, programas de intercambio, alojamiento, intercambios lingüísticos, empleo, orientación vocacional, etc. También edita anualmente la Guía de Acogida a la USAL (http://websou.usal.es/gacusal/gacusal.pdf   )

 

 

Criterios de admisión

Procedimientos para la admisión:

Para acceder a cursar este Máster los alumnos deberán presentar los siguientes documentos:

  • Ficha de admisión académica debidamente cumplimentada. Documento de identidad autenticado.
  • Presentación de acreditación (compulsa original) de titulación Universitaria en alguna de las siguientes ciencias sociales y jurídicas: Derecho, Criminología, Ciencia Política, Psicología, Sociología, Pedagogía, Educación Social, Trabajo Social, Magisterio, ciencias sociales, ciencias policiales y otras.
  • Currículum vitae, señalando experiencia laboral relacionada con el contenido del programa (en el caso de que proceda).
  • Además de presentar la documentación especificada los candidatos podrían ser convocados a una entrevista online, con un miembro de la Comisión Académica del curso por vías telemáticas. (Reservándose la Comisión Académica esta decisión).

Criterios de selección:

Cuando la demanda de plazas sea superior al número ofertado, el baremo que se utilizará como criterio de selección será el de la mayor puntuación siguiendo este criterio de valoración de cada solicitud. Titulación Universitaria 40%. Currículum Vitae 25%. Experiencia Laboral 20%. Entrevista Personal 15% (cuando proceda).

Una vez admitido/a, el/la estudiante deberá remitir los documentos físicamente. Condición indispensable para efectuar su matriculación.

Apoyo y Orientación

Plataforma Virtual de apoyo al estudio de la Fundación U Virtual. (Fundación U Virtual de Santa Cruz de la Sierra de Bolivia). www.uonline.es

 

PROPUESTA DE DIRECCIÓN Y COMISION ACADEMICA

 

Propuesta de Directora y coordinadora del Título Propio (a nombrar por la Vicerrectora de Docencia):

 

DIRECTORA:

Nombre y apellidos: NIEVES SANZ MULAS

Área de  Conocimiento y Departamento. Derecho penal. Departamento de Derecho Público General

Datos de contacto (teléfono, e-mail): 923 294500 extensión 6969 e-mail: ixmucane@usal.es

Justificación (méritos de la profesora en relación con el Título Propio): Profesora de la asignatura Política criminal en el Grado de Criminología y en el Curso de Adaptación al Grado. Autora de varias obras en la materia, incluido un libro monográfico con varias ediciones latinoamericanas (Costa Rica, Colombia, México y Paraguay). Para más información: www.nievessanz.es

 

COORDINADORA:

Nombre y apellidos: LAURA PASCUAL MATELLÁN

Datos de contacto (teléfono, e-mail): 609688260 e-mail: nicte@usal.es

 

 

MIEMBROS DE LA COMISIÓN ACADÉMICA:

-Nombre y apellidos: Nieves Sanz Mulas

Área de Conocimiento y Departamento. Área de Derecho Penal. Departamento de Derecho Público General

Datos de contacto (teléfono, e-mail).923 294500 extensión 6969 e-mail: ixmucane@usal.es

 

-Nombre y apellidos: Adán Carrizo González-Castell

Área de Conocimiento y Departamento: Área de Derecho Procesal. Departamento de Derecho Administrativo Financiero y Procesal.

Datos de contacto (teléfono, e-mail): 923 294500, extensión 6938. e-mail: adancgc@usal.es

 

-Nombre y apellidos: María Concepción Gorjón Barranco

Área de Conocimiento y Departamento: Área de Derecho Penal. Departamento de Derecho Público General.

Datos de contacto (teléfono, e-mail): 923.294500 extensión e-mail: mcgb@usal.es

 

-Nombre y apellidos: Ana Belén Nieto Librero Área de Conocimiento y Departamento:

Datos de contacto (teléfono, e-mail):e-mail: ananieto@usal.es

 

Número de estudiantes a integrarse (al menos 25% de la Comisión Académica): Uno. Procedimiento de elección de estos estudiantes: Por representación estudiantil

Reconocimiento y Transferencia de Créditos

Asignaturas

Salidas académicas profesionales

El/La estudiante egresado podrá acceder a :

  • Dirección y coordinación de proyectos y programas en administraciones públicas en el ámbito de la Política criminal.
  • Trabajo técnico en el área pública de la Justicia penal (juzgados, prisiones, centros de menores, Fuerzas y cuerpos de seguridad, etc.)
  • Trabajo técnico en el área de la comunicación especializada en materia criminal. Creación de Asociaciones dedicadas a la prevención del delito y/o la resocialización de los delincuentes
  • Colaboración con entidades públicas, asociaciones de víctimas y lobbies (o grupos de interés) interesados en la prevención de la delincuencia.

 

Indicadores de calidad e informes externos

Interés académico, científico o profesional del Título Propio:

Este Máster pretende ser una formación multidisciplinar que descubra, amplíe y profundice en los conocimientos de los/as profesionales que trabajan o trabajarán en áreas relacionadas con el Derecho penal y, por tanto, con la política criminal. La relevancia del tema nos viene impuesta por la necesidad de ponerle contornos reales a la criminalidad (criminalidad real vs criminalidad percibida), aportando respuestas enmarcadas en el respeto de los derechos humanos, por ser la única política criminal legítima en un Estado democrático.

Y es que si hay una sensación extendida entre la mayoría de quienes trabajamos con el Derecho penal, esa es la impotencia, cuando no la frustración, ante la obstinación de muchos por querer hallar en él la solución a (casi) todos los problemas, le conciernan o no, obviando las razones, principalmente socioeconómicas y culturales, que hay detrás del delito. Y ello cuando no se trata de su utilización torticera, con objetivos de exclusiva rentabilidad política, a costa de los derechos y las libertades de los ciudadanos.

Los nuestros sin duda son unos tiempos convulsos, pues es extraño el día que no amanecemos con alguna noticia que nos saca violentamente de nuestro “estupor” occidental. El asesinato de otra mujer a manos de su pareja o ex pareja. Otro nuevo escándalo de corrupción con la implicación de políticos y grandes empresarios, que aprovechándose de su privilegiada situación esquilman las arcas públicas. Los miles de inmigrantes que dejan sus casas buscando una oportunidad vital en otro lugar, siendo escalofriantes las cifras de los que mueren en el intento. Ataques terrorista con decenas, cuando no cientos de víctimas, perpetrados en mercados, aeropuertos, estaciones de metro, salas de conciertos, restaurantes o una calle comercial especialmente concurrida. O la desarticulación de bandas organizadas dedicadas a la pornografía infantil, la trata de seres humanos, el tráfico de migrantes, de órganos, de drogas, de armas, etc. Negocios la mayoría de las veces sustentados en los grandes beneficios y las vidas baratas, pues no son sino el reflejo de los enormes desequilibrios mundiales. Cuestiones, sea como fuere, que requieren de una solución urgente y factible, y no de teorías abstractas, cuando no absurdas, sin viabilidad práctica. En esas lides los juristas ya hemos perdido demasiado tiempo.

Urge, por tanto, recuperar el juicio y capacidad críticos, aprendiendo a filtrar una información que nos llega a borbotones a través de TV, radio, prensa, Internet o redes sociales. Información las más de las veces seleccionada de forma interesada, con el ánimo nada inocente de alejarnos de lo que realmente importa o, peor aún, de las que probablemente serían las verdaderas soluciones.

En este contexto, una materia como la Política criminal obliga a posicionarse sobre problemas ciertamente graves como los que en este Máster se abordarán. Asuntos como el evidente rasgo autoritario del Derecho penal, reflejo de su creciente dependencia de los poderes públicos y mediáticos, y de unos intereses económicos que evolucionan hacia un modelo neoliberal, en el que obviamente importan más las cifras que las personas. O la gran internacionalización del Derecho penal actual, hasta el punto de poder afirmar que 2/3 partes del mismo viene “impuesto” por normas internacionales, pudiendo por tanto hablarse de una política criminal con una preocupante impronta estadounidense. También viejos problemas no resueltos como la eutanasia, el aborto, la violencia de género, la pornografía infantil, el tráfico de drogas o la prostitución. Y nuevos desafíos como el crimen organizado y su vinculación con la corrupción y la delincuencia de cuello blanco. También el terrorismo, en especial el yihadista, en parte reflejo del fracaso europeo en la integración de los inmigrantes musulmanes. Y, como no, la gran contradicción surgida entre unos flujos migratorios que parecen imparables, de una parte, y la obsesión por blindar las fronteras, de otra, lo que supone la condena a muerte de miles de personas, empujándolas a acudir al crimen organizado en busca de las oportunidades vitales que los Estados les niegan.

Sin duda, la política criminal siempre deriva de un posicionamiento ideológico, que puede ser o no compartido, pero que en todo caso debe ser respetado, siempre que se formule acatando las libertades y los derechos fundamentales. El objetivo de este Master, por tanto, no es sino ser críticos con todas las medidas que ponen en juego esas libertades y derechos, formulando alternativas igualmente eficaces, pero sin ese alto coste que las convierte en ilegítimas en un Estado democrático que se precie de ser tal.

Ciertamente, frente al delito son necesarias medidas reactivas, pero la prevención es el pilar básico en el que se apoya este Máster. Prevenir y evitar las causas que conducen al delito es la mejor (y más efectiva) política criminal que se podría aplicar. El objetivo, por tanto, es la formación específica de quienes trabajan con el Derecho penal (políticos, criminólogos, juristas, abogados, jueces, fiscales, policías, funcionarios de prisiones y de centros de menores, pero también educadores, periodistas, comunicadores, sociólogos y ciudadanos en general). Porque la mejor manera de luchar contra el delito es prevenirlo con las medidas socioeconómicas, educativas y culturales adecuadas.

Partiendo de que la política criminal forma parte de la política social, el Estado, actuando con verdadera responsabilidad institucional y “compensando” de algún modo lo generado por sus propias políticas económicas y de seguridad, debe adoptar las iniciativas que se requieran para cubrir las necesidades básicas de los ciudadanos, reduciendo con ello las tensiones sociales y, por tanto, también la criminalidad. Porque no puede ser eficaz una política criminal que sólo actúa sobre los resultados sin tener en cuenta las causas de los conflictos sociales. No basta actuar sólo sobre las personas, es necesario hacerlo también sobre las situaciones. Para ello es ineludible recurrir a mecanismos de control social como la educación, la salud, los servicios asistenciales, las mejoras de vivienda, configuración y calidad de las ciudades, subvenciones para paliar los riesgos de la sociedad industrializada (paro, enfermedades, miseria, accidentes laborales), etc. El primer puesto lo ocupa sin duda la educación (no sólo moral y cívica, sino también profesional) y el primer paso en este sentido lo debe dar la familia, seguida por la escuela, la religión, los medios de comunicación, la literatura, la ciencia, etc.

En concreto, los medios de comunicación juegan un papel esencial, motivo por el que un módulo versará específicamente sobre ello. Es incuestionable el poder de transmisión de valores, estereotipos e ideologías de los mass media, hasta el punto de contribuir de forma decisiva en la estabilización —y a veces también a la desestabilización— social. Y más si tenemos en cuenta su estrecha relación con la Administración de Justicia y los poderes económicos y políticos. Esto es, sin despreciar su potencialidad político criminal en materia preventiva, con campañas publicitarias como las llevadas a cabo en los últimos años en materia de violencia de género, seguridad vial, etc., tampoco debemos permanecer ajenos a su clara intromisión en la Administración de justicia, con la correspondiente disminución de la seguridad jurídica y la vulneración del principio de igualdad por el que ésta debe regirse. Es también mucho, en consecuencia, lo que queda por hacer en este campo, apostando de igual modo por una justicia restaurativa, tan eficaz como menospreciada por los operadores jurídicos, y por un Derecho penal que retome su carácter de ultima ratio y respete la barrera democrática de los derechos humanos.

El formato de docencia del curso se desarrolla a través de un aprendizaje sólido, en el que se persigue la interiorización de los contenidos, en un programa de enseñanza por competencias:

  • Concienciar sobre el desarrollo de la política criminal y su deriva autoritaria, a través de un Derecho penal del enemigo, simbólico y del riesgo, resultado de nuestro actual modelo político neoliberal y de una sociedad cada vez más globalizada que quiere huir de los riesgos que ella misma genera.
  • Profundizar en la influencia de los medios de comunicación en esta realidad, a través  del tratamiento morboso,  parcial  e interesado  de  los hechos delictivos. Un modo de representación de realidad que contribuye de forma decisiva en la política criminal y esa deriva cada vez más autoritaria. Con este módulo se pretende, por tanto, conocer el papel de los medios de comunicación (tradicionales, redes sociales, internet….) en el contexto de la Sociedad del Conocimiento, enfatizando las estrategias que estos plantean para genera una opinión pública acorde a sus intereses.
  • Analizar críticamente la política criminal frente a la violencia individual, profundizando en las causas y la realidad social que hay detrás de fenómenos como el aborto, la eutanasia, la violencia de género o la prostitución. El actual escenario global y líquido modifica la forma de pensar la política criminal, tanto a nivel nacional como internacional. En la sociedad global, las diferencias, lejos de desaparecer, adquieren un mayor relieve cuando de políticas sobre los “otros” se trata.
  • Estudiar la política criminal frente a la realidad del crimen organizado (inmigración ilegal, trata de seres humanos, tráfico de drogas, terrorismo, etc.), apostando por políticas criminales alternativas, que necesariamente pasan por una distribución más equitativa de los recursos a nivel mundial.
  • Destapar la criminalidad inherente al poder, estudiando el fenómeno de la corrupción y sus efectos para la sociedad y la democracia. Realidad normalmente acompañada por otra criminalidad, la de cuello blanco, que con su dinero, y por tanto capacidad de influencia, compra la voluntad de quienes, desde ese momento, no adoptarán sus decisiones políticas influidas por el bienestar común, sino por intereses particulares.
  • Profundizar en la problemática de la delincuencia juvenil, analizando los posibles factores influyentes en la conducta antisocial, los principales delitos cometidos actualmente por menores y que se ven fomentados por el uso de las nuevas tecnologías (radicalización, bullying, sexting, etc) y el fenómeno de las bandas juveniles violentas
  • Analizar la política penológica y penitenciaria, valorando su real eficacia en la prevención de la reincidencia y el respeto de los derechos humanos. La grave realidad penitenciaria actual, requiere soluciones urgentes que retomen el discurso esencial de los derechos humanos, terriblemente violados en la mayoría de las prisiones del mundo.
  • Estudiar el procedimiento penal, su función y los principios que le informan, destapando sus principales vicios  de cara a materializar  esa justicia igualitaria para todos. Análisis de las ventajas e inconvenientes que plantea el recurso a la justicia restaurativa y a los medios alternativos de solución de conflictos, en especial la mediación penal.
  • Aprender a darle contornos reales a la delincuencia, diferenciando la delincuencia real de la percibida, artificialmente creada por intereses particulares. Con el módulo de estadística, el estudiante sabrá como obtener información rigurosa sobre el estado real de la criminalidad y su evolución, de modo que las decisiones en materia político criminal se realicen de una manera más eficiente de cara a su detección y prevención.
  • Buscar en la sociedad las soluciones al problema criminal, pues si es ella quien genera la delincuencia, sólo ella puede mantenerla en unos contornos adecuados. La educación, la familia, las medidas socioeconómicas son la única solución realmente válida y legítima. Con el módulo de sociología, se atenderán, por tanto, los elementos que involucran la construcción social de la violencia, enfatizando el papel medular de la educación como instrumento para la búsqueda de la igualdad y las libertades en la sociedad.

 

En definitiva, este Máster busca responder a las necesidades actuales de una sociedad en continua transformación y que parece creer encontrar en el Derecho penal todas las soluciones a sus propias carencias. Buscamos, por tanto, generar en el alumnado un conocimiento real y no estereotipado del fenómeno criminal, como única vía para encontrar las soluciones adecuadas frente al mismo. Haciéndonos eco de las demandas de los muchos profesionales implicados en la prevención y reacción frente al crimen, desarrollamos una propuesta integradora y aplicada. En este sentido, el programa se articula en torno a dos premisas:

  • La mejora en la formación nos lleva a más calidad del desempeño y excelencia en el servicio. Mejorando la capacitación del capital humano, luchamos contra la realidad del crimen que tanta alarma social provoca, y no sólo de un modo reactivo sino, y sobre todo, preventivo.

Nuestro deseo es servir de impulso para que los profesionales de las diferentes áreas implicadas (políticos, criminólogos, juristas, abogados, jueces, fiscales, policías, funcionarios de prisiones, funcionarios de centros de menores, educadores, periodistas, comunicadores, sociólogos y ciudadanos en general) vean renovadas sus expectativas, sensibilizando también a los profesionales futuros, en el campo de la política criminal. Coincidiendo con una de las áreas estratégicas del Campus de Excelencia de la USAL, como es, la difusión del conocimiento y desarrollo social.

 

Diferenciación de otras titulaciones (oficiales o propias) de la Universidad:

Este Título ofrece la posibilidad de una formación on line en materia de Política criminal. Formación a distancia que hasta ahora no existe en nuestra Universidad, y que da la posibilidad a alumnos de todo Iberoamérica de acceder a una formación de calidad en una materia tan esencial para el bienestar y desarrollo de las sociedades como es la lucha y prevención de la delincuencia.

 

Referentes externos a la universidad que avalen la adecuación de la propuesta a criterios nacionales y/o internacionales para títulos de similares características académicas:

En Europa el interés por el estudio científico de la delincuencia y de los delincuentes surge a mediados del siglo XIX. En lo que al caso español se refiere, si bien no son nada desdeñables los estudios criminológicos de autores españoles (Salillas, Dorado Montero, Concepción Arenal, etc.), la necesidad de establecer una formación universitaria en este ámbito es relativamente reciente. La complejidad adquirida por nuestras sociedades y su evidente influjo en la propia evolución de la delincuencia fue el acicate que llevó a reafirmar la necesidad de crear, dentro de las universidades españolas, estudios específicos en Criminología.

El reconocimiento de esta necesidad ya fue señalado por la Conferencia de las instituciones especializadas y de las organizaciones internacionales no gubernamentales interesadas en la prevención del delito y en el tratamiento de los delincuentes, celebrada en Ginebra en 1952, bajo los auspicios de la ONU. En ella se recomendó la enseñanza de la Criminología y las materias criminológicas en las Universidades y la formación en la materia de jueces, magistrados y funcionarios judiciales. Es por ello que actualmente se imparte el Grado de Criminología en la mayoría de las universidades españolas, entre ellas la nuestra. Con ello se busca proporcionar una formación  que  permita  conocer,  comprender,  analizar  y  evaluar  las  distintas explicaciones del comportamiento delictivo y de las conductas antisociales, los factores de riesgo y las consecuencias de todo ello para las víctimas, los delincuentes, el sistema legal y la sociedad en general. En este contexto la Política criminal se alza como una de las materias esenciales de los planes de estudio de la Criminología.

Tras los desastres bélicos sufridos, la terrible experiencia del Holocausto judío y la tarea de reconstrucción europea iniciada en 1945, se toma conciencia de que la abstracción alcanzada por la Dogmática penal, desarrollada bajo exclusivos parámetros jurídicos, no es suficiente, siendo necesario complementarla con otra que materia que el conecte con la realidad social y las necesidades político criminales de las instituciones penales; esta materia es la Política criminal. Materia que junto a otras propias de la multidisciplinariedad que supone la Criminología (Derecho penal, Sociología, Psicología, estadística, etc.), ayuda a formar profesionales con capacidad para analizar y formular propuestas de prevención e intervención desde diferentes niveles y aproximaciones (jurídico penal, individual, social, institucional y comunitario) y con las distintas partes implicadas y a las que afecta de modo diverso el fenómeno criminal (víctimas, delincuentes, situaciones delictivas, sistema legal, sociedad en general); propuestas que contribuyan a desarrollar políticas de actuación frente al delito, siempre acordes con el respeto de los derechos humanos y el modelo de Estado de Derecho.

La materia objeto de este Título Propio, la Política criminal, es por tanto materia ineludible en los estudios de Criminología, de universidades tanto nacionales como internacionales, y está cada vez más presente en los Grados donde se imparte la asignatura de Derecho penal, pues son disciplinas que necesariamente deben integrarse. En definitiva, una herramienta de absoluto interés para quienes, desde una u otra posición, trabajan y se preocupan por la detección, prevención y reacción frente a la violencia y el delito: políticos, jueces, fiscales, abogados, policías, funcionarios de prisiones y de centros de menores, trabajadores sociales, sociólogos, educadores y ciudadanos en general.




Descripción de los procedimientos de consulta internos y externos utilizados para la elaboración del plan de estudios:

- Procedimientos internos:

Siguiendo las “Directrices de la USAL para la elaboración de propuestas de títulos Propios” reguladas conforme al RD/1393/2007 (Aprobadas en Consejo de Gobierno de 28 de mayo de 2009), se presenta el presente programa de postgrado. Todos los profesores pertenecen a diferentes Departamentos de la USAL. La Comisión de elaboración, compuesta por Nieves Sanz Mulas, Adán Carrizo González-Castell, María Concepción Gorjón Barranco y Ana Belén Nieto Librero, se reunió periódicamente para la elaboración de la presente propuesta.

Aulas y horarios

 Organización temporal de asignaturas:

PRIMER SEMESTRE (S1) (primer curso)

SEGUNDO SEMESTRE (S2) (primer curso)

Asignatura

Tipo

ECTS

Asignatura

Tipo

ECTS

POLÍTICA CRIMINAL EN LA ERA DE LA GLOBALIZACIÓN

O

7

POLÍTICA CRIMINAL FRENTE AL CRIMEN ORGANIZADO

O

7

MEDIOS DE COMUNICACIÓN Y POPULISMO PUNITIVO

O

7

PODER Y DELITO. POLÍTICA CRIMINAL FRENTE A LA CORRUPCIÓN Y A LA DELINCUENCIA DE CUELLO BLANCO

O

7

POLÍTICA CRIMINAL FRENTE A LA VIOLENCIA INDIVIDUAL

O

7

LA DELINCUENCIA JUVENIL EN EL S. XXI

O

7

 

 

 

POLÍTICA CRIMINAL PUNITIVA Y RESOCIALIZACIÓN

O

7

 

 

 

PROCESO PENAL Y GARANTÍAS POLÍTICO CRIMINALES

O

7

Total ECTS

 

21

 

 

35

PRIMER SEMESTRE (S1) (segundo curso)

SEGUNDO SEMESTRE (S2) (segundo curso)

Asignatura

Tipo

ECTS

Asignatura

Tipo

ECTS

EL PAPEL DEL ANÁLISIS DE DATOS EN LA DETECCIÓN Y PREVENCIÓN DE LA CRIMINALIDAD

O

7

ELABORACIÓN TRABAJO FIN DE MÁSTER

O

20

ANÁLISIS SOCIOLÓGICO DE LA CRIMINALIDAD

O

7

 

 

 

Total ECTS

 

14

 

 

20

 

Mecanismos de coordinación docente entre asignaturas (en la organización horaria y de desarrollo y en la coherencia de objetivos) del plan de estudios:

La Comisión Académica del Máster es la responsable de la coordinación general del título y de la actualización y diversificación de su estructura, contenidos y recursos disponibles. Esta comisión garantizará que no existan reiteraciones o lagunas en los contenidos, así como que el programa funcione correctamente.

Información adicional

Tipo de enseñanza:

A distancia/online.

 

Actividades formativas:

Las actividades formativas serán mediante la plataforma campus.uonline.es, a través de la cual se realizarán todas las actividades. El Máster tiene una duración de 18 meses incluyendo el proceso de Graduación.

Los estructuramos de la siguiente forma:

  • Diez Asignaturas o materias que se desarrollan en un periodo de 5 semanas de trabajo cada una, resultando un total de 50 semanas.
  • El trabajo total semanal se considera en promedio de unas 30 a 35 horas máximo, las cuales pueden estar sujetas a una pequeña variación según las diferencias individuales del alumnado.

 

Sistemas de evaluación:

La evaluación de las asignaturas, será realizada por el docente de cada materia y  cursará a lo largo del desarrollo de la asignatura, mediante la realización y presentación de lecturas, tareas y foros, tanto grupales como individuales, y un cuestionario de evaluación, al finalizar cada una de las semanas de trabajo.

Dotando este sistema a cada asignatura de un eje central de contenidos, lo que obliga a una relación interna de coherencia en cuanto a la evaluación.

La evaluación del trabajo fin de Máster, será realizada por el tribunal determinado por la comisión del máster y designado a tal efecto.

 

Sistema de calificaciones:

Se utilizará el sistema de calificaciones vigente (RD 1125/2003) artículo 5º. Los resultados obtenidos por el alumno en cada una de las materias del plan de estudios se calificarán en función de la siguiente escala numérica de 0 a 10, con expresión de un decimal, a la que podrá añadirse su correspondiente calificación cualitativa: 0-4,9: Suspenso (SS); 5,0-6,9: Aprobado (AP); 7,0-8,9: Notable (NT); 9,0-10: Sobresaliente (SB). La mención de Matrícula de Honor podrá ser otorgada a alumnos que hayan obtenido una calificación igual o superior a 9,0. Su número no podrá exceder del 5% de los alumnos matriculados en una asignatura en el correspondiente curso académico, salvo que el número de alumnos matriculados sea inferior a 20, en cuyo caso se podrá conceder una sola Matrícula de Honor.

Así mismo, se seguirá la Normativa sobre el sistema de calificaciones y cálculo de la nota media y de la calificación global de los expedientes académicos de los estudiantes de la USAL (Consejo Gobierno 23/junio/2011) que actualiza el sistema de calificaciones y el cálculo de la nota media en la USAL http://campus.usal.es/~gesacad/coordinacion/normativaproce/notas_23_06_2011.pdf

Se tendrá en cuenta el Reglamento de Evaluación de la Universidad de Salamanca (aprobado en Consejo de Gobierno de Diciembre de 2008 y modificado en el Consejo de Gobierno de 30 de octubre de 2009) http://campus.usal.es/~gesacad/coordinacion/normativaproce/regla_eval.pdf

 

Ficha